Breve, pero completa, reseña sobre el origen de nuestra crisis financiera

José Barta; 25 de febrero 2017

 Mi buen amigo, e insigne profesor, Miguel Córdoba acaba de publicar un artículo (Preferentes e inmobiliario tienen nombre propio: Luis De Guindos) de obligada lectura para todos aquellos que, por edad o desconocimiento, no vivieron los albores de lo que, en pocos años, se transformó en la mayor crisis económica española de los dos últimos siglos (al margen de las pasadas guerras). También resulta imprescindible para todos aquellos que sí la vivimos, estupefactos ante la continua avalancha de mentiras institucionales, dado que en tres folios ha sido capaz de realizar una síntesis completa de aquella negra etapa de nuestra política económica y financiera, que tanto daño ha producido a la mayoría de españoles y residentes foráneos, y sigue produciendo.

Tres folios en los que muestra como ninguno de los grandes partidos clásicos fue ajeno al hundimiento económico y moral de este país. La creación de una falsa imagen de riqueza, que sería explotada en beneficio de las grandes corporaciones (incluidas la financieras) y servidores públicos sin escrúpulos, la destrucción de las Cajas de Ahorro, que durante dos siglos contribuyeron al crecimiento de la industria y la riqueza de los ciudadanos de economía media, y la implantación de la corrupción como instrumento de gestión empresarial, han arruinada a varias generaciones de ciudadanos de este país, con absoluta impunidad para los culpables, que siguen intentando mantener los yugos financieros que atenazan a las familias, tan solo aliviados por los Tribunales de Justicia de la Unión Europea, que contemplan escandalizados como su homónimo español (el Tribunal Supremo) sentencia impávido que la aplicación de la justicia debe supeditarse a su repercusión en la estabilidad del sistema financiero. ¡Y se quedan tan tranquilos¡, como sucedió con la limitación de derechos de reclamación tras la eliminación de las claúsulas suelo en las hipotecas (por ser nulas de pleno de derecho, dado su carácter leonino). Juristas que han perdido todo sentido de justicia, mentes corruptas que subordinan la justicia a la conveniencia de los intereses del más fuerte.

Miguel Córdoba ha realizado un magnifico trabajo, de rápida lectura, en la que descubre como los señores Rato y De Guindos (el primero sentenciado a prisión y el segundo, siguiendo los pasos del primero, Ministro de Economía) fueron responsables directos del comienzo de la gran crisis, que posteriormente alentó Zapatero.

Si desea leer el artículo en el blog del profesor Miguel Córdoba puede hacerlo a través del siguiente enlace: Preferentes e inmobiliario tienen nombre propio: Luis De Guindos 

El Engaño y la Iniquidad corrompen nuestra sociedad

José Barta; 23 de enero 2017

Cansado Elohim de la maldad de los seres humanos, viendo que su corrupción les llevaba a la autodestrucción, decidió acabar con todos salvo con Noé, que era el único varón justo de su generación. “Erradicaré el mal de esta generación y los seres humanos volverán a vivir en paz. Por esta razón haré que se derritan los hielos polares y las nubes se vaciaran sobre la tierra, y todo quedara anegado de agua durante cuarenta días con sus correspondientes noches, y morirán todos los hombres y animales terrestres, salvo Noé y su familia, y la humanidad podrá comenzar de nuevo.”

Elohim dio instrucciones a Noé para que construyera un arca sellada, en la que se embarcaran él, su esposa, sus hijos – Sem, Cam y Jafet – y sus nueras, junto con una pareja de cada especie animal terrestre.

Finalizada la construcción del arca, las distintas especies comenzaron a entrar en ella. El Engaño quiso penetrar en el arca. Noé, que no supo reconocerle, le dijo: “solo puedes entrar si tomas una compañera, para formar pareja”.

El Engaño encontró a la Iniquidad, y la Iniquidad le preguntó: ¿De dónde vienes?

Él le dijo: vengo de estar con Noé, a quien he ido a pedir subir al arca, y no me ha dejado; pero me ha dicho “Toma una compañera y forma una pareja”. Si quieres, se mi compañera y formemos una pareja.

La Iniquidad le preguntó:¿y qué me darás?. El Engaño respondió: Me comprometo a darte todo lo que obtenga. Y ambos entraron en el arca.

Cuando hubo partido el arca, el Engaño fue adueñándose de cosas, y la Iniquidad se quedaba con ellas. Leer más El Engaño y la Iniquidad corrompen nuestra sociedad

El Fiscal General del Estado y las Preferentes

José Barta; 15 de abril 2013
Una nueva sentencia, esta vez del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Madrid, presidido por el Magistrado Rafael Fluiters, ha condenado a Bankia S.A. a pagar 50.000 euros a una costurera, viuda, octogenaria, a la que vendió 500 participaciones preferentes.
El juez resalta que la propia comercial que gestionó el contrato reconoció su “total desconocimiento” sobre la mujer. “No sabía que era viuda, ni que había sido profesionalmente costurera, ni por tanto su nivel cultural, ni que tenía contratada una de las llamadas hipotecas inversas”
Por ello Rafael Fluiters concluye que Bankia incumplió el artículo 72 del Real Decreto 217/2008 sobre evaluación de la idoneidad, en el que se establece que “cuando la entidad no obtenga la información” del cliente que fija la normativa, “no podrá recomendar servicios de inversión o instrumentos financieros al cliente”.
Como mis lectores saben llevo tiempo insistiendo en que cada día se conocen más situaciones que ponen de manifiesto que algunas instituciones ofrecían las Preferentes a determinados colectivos no por desconocimiento de sus circunstancias, al contrario por el conocimiento pormenorizado que tenían de las mismas, y con ello de su vulnerabilidad. Y si se probara esta decisión estaríamos ante una clara conspiración para engañar. (¿Esconde la venta de preferentes una conspiración para engañar?) Leer más El Fiscal General del Estado y las Preferentes

¿Donde ha estudiado Torres-Dulce?

José Barta; 11 de octubre 2012

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha manifestado que es “difícil” establecer que hubo “un negocio de estafa” en la comercialización de las preferentes por parte de entidades bancarias al sustentarse la relación entre cliente y entidad en un contrato civil.

No obstante, ha admitido que hay “excepciones” en situaciones “concretas”, ha indicado en alusión a casos en los que la firma fue con una cruz o una huella dactilar, en los que los clientes eran personas discapacitadas o en los que se constate que hubo falta de información.

“Esas situaciones hay que investigarlas desde el punto de vista penal”, ha señalado Torres-Dulce, quien ha añadido que “es difícil establecer que un producto financiero con ese nivel de relación –ha indicado en relación a los contratos civiles– pueda entenderse como un negocio de estafa”.

Solo puedo aconsejar a nuestro ínclito Fiscal que repase los principios generales del derecho, en el ámbito de la libre voluntad. Si no tiene libros a mano puede leerse mi último artículo titulado “Preferentes y Justicia”, en este blog o en Diario Financiero o en Expresión Económica.

Preferentes y Justicia

José Barta; 7 de octubre 2012
Un reciente auto del Juzgado de Primera Instancia número 11 de La Coruña precisa, en relación con su decisión de no admitir a trámite la petición de la Fiscalía gallega de nulidad de los contratos sobre Preferentes, que sería necesario analizar “caso por caso” para determinar “si ha existido práctica abusiva y si pudiera haber nulidad”.
También sostiene, dicho auto, que “la legitimación para pretender la tutela de esos intereses colectivos corresponde a las asociaciones de consumidores y usuarios” y recalca que el Ministerio Público solo podrá personarse “en los procesos iniciados por los respectivos legitimados”.
Esta última consideración resulta sorprendente y, de alguna manera, choca con la primera, dado que si es preciso estudiar “caso por caso”, en una multitud de casos, nos encontramos con una posible práctica abusiva con indicios delictivos, algo que exigiría la intervención de la Fiscalía. En cualquier caso pone de manifiesto la escasa conciencia, que se tiene en España, sobre la importancia de la defensa de los derechos de los consumidores, “los nuevos proletarios” de nuestra economía domestica.
En cuanto a la necesidad de estudiar “caso por caso” en lo tocante a la posible nulidad de los contratos sobre Preferentes, resulta obvio dado que estamos valorando un posible vicio de voluntad que anule la “equidad”, imprescindible para la validez de cualquier contrato. Leer más Preferentes y Justicia