Breve, pero completa, reseña sobre el origen de nuestra crisis financiera

José Barta; 25 de febrero 2017

 Mi buen amigo, e insigne profesor, Miguel Córdoba acaba de publicar un artículo (Preferentes e inmobiliario tienen nombre propio: Luis De Guindos) de obligada lectura para todos aquellos que, por edad o desconocimiento, no vivieron los albores de lo que, en pocos años, se transformó en la mayor crisis económica española de los dos últimos siglos (al margen de las pasadas guerras). También resulta imprescindible para todos aquellos que sí la vivimos, estupefactos ante la continua avalancha de mentiras institucionales, dado que en tres folios ha sido capaz de realizar una síntesis completa de aquella negra etapa de nuestra política económica y financiera, que tanto daño ha producido a la mayoría de españoles y residentes foráneos, y sigue produciendo.

Tres folios en los que muestra como ninguno de los grandes partidos clásicos fue ajeno al hundimiento económico y moral de este país. La creación de una falsa imagen de riqueza, que sería explotada en beneficio de las grandes corporaciones (incluidas la financieras) y servidores públicos sin escrúpulos, la destrucción de las Cajas de Ahorro, que durante dos siglos contribuyeron al crecimiento de la industria y la riqueza de los ciudadanos de economía media, y la implantación de la corrupción como instrumento de gestión empresarial, han arruinada a varias generaciones de ciudadanos de este país, con absoluta impunidad para los culpables, que siguen intentando mantener los yugos financieros que atenazan a las familias, tan solo aliviados por los Tribunales de Justicia de la Unión Europea, que contemplan escandalizados como su homónimo español (el Tribunal Supremo) sentencia impávido que la aplicación de la justicia debe supeditarse a su repercusión en la estabilidad del sistema financiero. ¡Y se quedan tan tranquilos¡, como sucedió con la limitación de derechos de reclamación tras la eliminación de las claúsulas suelo en las hipotecas (por ser nulas de pleno de derecho, dado su carácter leonino). Juristas que han perdido todo sentido de justicia, mentes corruptas que subordinan la justicia a la conveniencia de los intereses del más fuerte.

Miguel Córdoba ha realizado un magnifico trabajo, de rápida lectura, en la que descubre como los señores Rato y De Guindos (el primero sentenciado a prisión y el segundo, siguiendo los pasos del primero, Ministro de Economía) fueron responsables directos del comienzo de la gran crisis, que posteriormente alentó Zapatero.

Si desea leer el artículo en el blog del profesor Miguel Córdoba puede hacerlo a través del siguiente enlace: Preferentes e inmobiliario tienen nombre propio: Luis De Guindos 

Rajoy se vende como el mal menor

José Barta; 10 de julio 2015

 Es impresionante, al menos a mi me lo parece, el esfuerzo que el Presidente Rajoy está haciendo en estas últimas semanas para estar presente en los hogares españoles. Parece que está dispuesto a dar la “batalla de la comunicación”, que según sus “expertos” es la única que no han ganado: la económica, la financiera, incluso la social han sido ganadas con contundencia (no es mi opinión, es la de ellos). Sus apariciones en medios de comunicación, oportuna e inoportunamente, son continuas; casi tantas como la que realizó en el resto de la legislatura.

Sistemáticamente dichas intervenciones se centran en advertir a los españoles sobre el peligro que, para la libertad y la estabilidad económica, representan las nuevas fuerzas políticas, así como los partidos “clásicos” dispuestos a pactar con ellas.

No es de extrañar que se esfuerce  más en alertar sobre los futuros peligros, que representan sus adversarios, que sobre los propios logros. Correría el riesgo de que salieran a la luz realidades como la insostenibilidad de la cuantía de las actuales pensiones, como bien denuncia el profesor Miguel Cordoba, ante el incontenible déficit público y la caída de ingresos, derivada de los bajos salarios actuales y del elevado paro, lo que nos ha puesto como líderes mundiales en desempleo de los jóvenes (entre 15 y 24 años) y los mayores (más de 55 años), siendo solamente superado por Grecia, según recoge la OCDE, en su último informe. Esto sin mencionar la creciente Deuda Pública, que parece imparable y prolongará la actual carga fiscal durante los próximos años, el empobrecimiento de la clase media, la caída de las prestaciones sociales (poniendo en crisis una sanidad que llegó a ser un referente mundial), la creciente desigualdad social y la continua pérdida de prestigio internacional, que nos ha llevado a ser unos títeres de los intereses financieros de Alemania y Francia, asumiendo parte de sus pérdidas (recientemente en Grecia), aparentemente con las únicas contrapartidas de unas palmadas en el hombro del Presidente Rajoy y una buena expectativa de empleo futuro para el Ministro De Guindos.

Esta venta de “los que pueden llegar son peores que yo” no es un descubrimiento de Rajoy y sus “expertos” en comunicación. En España ha sido ampliamente aplicada, al extremo de terminar sacrificándose el “bien mayor”, siempre sospechoso, por el “mal menor”. Es esta la actitud que favorece el caciquismo, de izquierdas o de derechas, que de ambos se dan.

En este sentido narra José María Peman, en su libro “Mis almuerzos con gente importante”, que en uno de ellos, convocado en el restaurante Lhardy por el General-Dictador Miguel Primo de Rivera, al que asistieron entre otras personalidades los Profesores Jose Yanguas, Ramiro de Maeztu, Victor Pradera y Canseco – con razón de presentar al General uno de tantos proyectos fallidos para la aprobación de una nueva Constitución, que maquillara la imagen de la Dictadura -, nada más comenzar tomó la palabra el profesor Canseco manifestando que “él era liberal y demócrata: y que aceptaba el proyecto (de nueva Constitución ) sin voto particular, como mal menor, objetivo político que consiste en hacer el mal con la seguridad tranquilizante de pensar que los hay mayores”.

Pues a esto es a lo que parece querer avocarnos el “estadista” Rajoy…y lo peor es que numerosos votantes entienden que resulta razonable dicha posición.

Renta disponible y demografía condicionan la recuperación de la vivienda en España

José Barta; 25 de marzo 2015

Estas son las coordenadas por las que necesariamente debe moverse todo mercado residencial, no sólo el español. El número de usuarios potenciales y su capacidad adquisitiva es lo que realmente condiciona el número de operaciones de compraventa y el precio de las viviendas. Esta Ley se cumple inexorablemente a largo plazo, aun cuando en el corto se distorsione con “aventuradas estrategias financieras”, como sucedió en nuestro último boom inmobiliario. La realidad termina imponiéndose, a veces dramáticamente.

España cerró el boom inmobiliario, en el 2007, con los precios más altos jamás alcanzados y una sobresaturación, de oferta de vivienda, similar a la de Alemania y Francia juntas, con menos de la tercera parte de la población de ambas.

Una situación insostenible, por lo disparatadamente alejada de la realidad económica y demográfica del País.

Pues bien, estas conclusiones, aceptadas hoy por la inmensa mayoría de expertos, no han hecho más que empeorar.

Desde la perspectiva demográfica, según datos del INE,  en el año 2012 nuestro país atravesó el límite crítico del 1,7 por 1.000 de tasa de crecimiento bruto vegetativo, situándose en el 1,05 por 1.000. La tendencia apunta a que caeremos incluso por debajo del 1 por 1.000. La opinión generalizada de los demógrafos coincide en que no es previsible que España remonte este umbral a corto, medio o incluso largo plazo (ver mi artículo Ha comenzado la cuenta atrás para la catástrofe demográfica en España)

La “vuelta a casa” de un muy importante número de inmigrantes llegados durante los años del boom, junto con la emigración de numerosos jóvenes españoles que, al no encontrar trabajo en nuestro país, marchan al extranjero, reducen aun más la demanda de viviendas. Esta tendencia se mantendrá en el corto plazo, estabilizándose en el medio, por lo que la caída de demanda se agravará aun algo más en los dos próximos años, sin cambios significativos en los dos siguientes (salvo un giro de 180º en la actual política económica y fiscal)

Respecto a la capacidad adquisitiva de los trabajadores y pensionistas españoles, a pesar de la política de silencio estadístico desarrollada por el INE (no publica la Renta Neta Disponible de la Familias desde el 2012) algunos datos aproximados si se pueden obtener a través de la Contabilidad Nacional, que no recoge el efecto que sobre las rentas tienen los impuestos y tasas locales, entre otros. En el cuadro siguiente se puede apreciar como en el 2013, último dato anual publicado, la renta disponible cayó por debajo de la del año 2000. Esta tendencia ha seguido incrementándose debido a que, si bien se han ido mejorando los datos de desempleo, la inmensa mayoría de los nuevos contratados, salvo el hijo de De Guindos que, como becario, cobra 1.000 € mensuales (según declaraciones de su padre), tienen sueldos por debajo de los 600 €; y muchos profesionales con experiencia han visto reducidos sus emolumentos entre el 20% y el 30%. Leer más Renta disponible y demografía condicionan la recuperación de la vivienda en España