Judíos y cristianos llamados a una misión común: la regeneración ética de la sociedad

José Barta; jueves, 16 de noviembre 2017

Tertulia Natalio Rivas. Casino de Madrid. Salón del Torito

Agradezco a Don Andrés Velarde Sánchez, director de esta histórica y prestigiosa tertulia, su invitación a que comparta con todos ustedes mi experiencia y visión en el ámbito que comprende el título de esta tertulia.

También agradezco a mi buen amigo Don Gabriel Prisiallni, Presidente de la Comunidad Masortí de Bet El, y miembro de la Junta Directiva de Masortí Europe, que haya accedido a presentar mi persona, así como a hacer una introducción sobre la realidad judía actual.

Agradezco la asistencia de Don Cesar Navarro, Presidente del Ateneo de Madrid, así como la de todos los presentes, confío en no defraudarles, aun cuando no consiga convencerles.

Adelanto que mi intervención no será políticamente correcta, ni exhaustiva dada la amplitud y profundidad que ofrecen los temas a tratar.

¿Es necesaria una acción de regeneración?

No por “evidente” debemos dejar de hacernos esta pregunta. Si bien algunos tenemos muy clara la degradación ética de la actual sociedad, otros piensan que nos encontramos en el amanecer de una nueva civilización, en la que la tecnología y la ciencia abrirán las puertas de la libertad y la felicidad para toda la humanidad.

La acción humana se ha visto potenciada a extremos inimaginables hace apenas un siglo, por el extraordinario desarrollo tecnológico; un desarrollo que bien orientado no solo puede mejorar la calidad de vida del ser humano, “también es capaz de producir lo bello y de hacer « saltar » al ser humano inmerso en el mundo material al ámbito de la belleza” (Laudato SI, 103).

Pero no es menos cierto que “la energía nuclear, la biotecnología, la informática, el conocimiento de nuestro propio ADN y otras capacidades que hemos adquirido nos dan un tremendo poder. Mejor dicho, dan a quienes tienen el conocimiento, y sobre todo el poder económico para utilizarlo, un dominio impresionante sobre el conjunto de la humanidad y del mundo entero (…)” (Laudato Si, 104)

Los acontecimientos, de estos últimos cien años, también han puesto de manifiesto “que «el hombre moderno no está preparado para utilizar el poder con acierto» porque el inmenso crecimiento tecnológico no estuvo acompañado de un desarrollo del ser humano en responsabilidad, valores, conciencia.” (Laudato Si, 104).

La tecnología ha desbordado el ámbito de lo posible, dotando al ser humano de una aparente omnipotencia, en la que el límite es lo imposible…por el momento.

La reflexión sobre lo aceptable o no, para el pleno desarrollo de la persona, individual y colectivamente considerada, se ha visto desbordado por la acción, justificándose esta a posteriori.

De esta manera hemos entrado en un sociedad cuyos valores éticos son tecnológicos y cientifistas, es decir que los “intereses” de la tecnología y de la ciencia son los que marca el límite del desarrollo de estas, en definitiva posibilistas: todo lo posible es valido; pero esto no es bueno, es absolutamente falso que todo lo posible favorezca a la persona como tal, dado que tras la “objetividad” de las acciones científicas y tecnológicas lo que existen son “intereses” personales de científicos y tecnólogos, y en última instancia de aquellos que se benefician económicamente de ello. Leer más Judíos y cristianos llamados a una misión común: la regeneración ética de la sociedad

La familia, principal ámbito educativo por J. F. Calderero

Siento un grato placer al ayudar al profesor Calderero, amigo y compañero de aventuras intelectuales en AEDOS, a difundir la conferencia que desarrollará en el XV Seminario del Capitulo de Educación (AEDOS), que el mismo dirige.

Al objeto de respetar la estructura estética del texto, subo el texto de dicha conferencia en PDF, al que podrán acceder a través del enlace correspondiente, situado al final de la pequeña introducción que realizo a continuación, con palabras del autor.

Estoy convencido que les resultará muy gratificante la lectura de la conferencia del profesor Calderero.

José Barta

La familia, principal ámbito educativo

Prof. Dr. José Fernando Calderero Hernández

Universidad Internacional de La Rioja

Madrid, 3 de noviembre de 2017

Contenido

Introducción 1

La “Emergencia educativa”            4

¿Es la educación tan importante como se dice?  5

Algunos documentos de la Iglesia Católica sobre Educación    6

Una mirada internacional   6

¿Qué es educación?  7

Ejes esenciales del desarrollo humano     8

La familia, principal ámbito de desarrollo           9

La residencia familiar.         9

La economía doméstica y el desarrollo familiar.  10

Desarrollo familiar y trabajo doméstico.   11

La convivencia familiar en el ámbito doméstico. 11

La alimentación en la familia.         11

Consideraciones finales      12

“En términos generales, las referencias legales, académicas, mediáticas y sociales a la “Educación” se centran casi exclusivamente en al ámbito académico – escolar, cayendo en un reduccionismo teórico y práctico que, de hecho, minimiza, o excluye, la influencia de otros entornos educativos, especialmente la de los principales protagonistas de la auténtica educación, las familias. Considero que este reduccionismo, tanto más grave cuanto más inadvertido, tiene nefastas consecuencias prácticas en la vida de las personas, las instituciones y la sociedad.

En este XV Seminario, -LA FAMILIA, PRINCIPAL AMBITO EDUCATIVO- nos centraremos en algunos aspectos que consideramos esenciales a la función educativa familiar, que se desarrollarán en dos mesas redondas: “LA FAMILIA COMO EDUCADORA” y “ASPECTOS ESENCIALES DE LA EDUCACION”.

La primera de ellas se enfoca hacia la toma de conciencia, por parte de los académicos y profesionales y de las propias familias, del irrenunciable protagonismo educativo de estas últimas, entendiendo la educación en su más profundo y amplio sentido: el pleno desarrollo humano en todas sus dimensiones, incluyendo los objetivos de carácter instructivo y de empleo. Es necesario ampliar los horizontes de forma que la familia sea consciente de la importancia de su papel, que va mucho más allá del simple hecho de poder elegir colegio y participar en la vida de la escuela.”

La familia, principal ámbito educativo por JF Calderero 3 nov 2017

Judíos ultraortodoxos cantan al Papa Francisco

En un encuentro en el Vaticano, de forma casi expontánea, un grupo de Jasidim, Escuela Rabínica encuadrada en el denominado sector ultraortodoxo del judaísmo, caracterizada por una importante componente mística, que frecuentemente manifiestan a través del canto y el baile, no resistieron lanzarse a cantar, pidiendo al Señor larga vida para el Papa, así como su salvación.

Unos minutos emocionantes durante los que produjo una autentica unión espiritual entre todos los asistentes. El Papa parece que quiere participar, timidamente, en el baile.

Salmo 91 (Biblia Latino americana)

1.Tú que habitas al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Omnipotente,

2.dile al Señor: “Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza”.

3.El te librará del lazo del cazador y del azote de la desgracia;

4.te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio.

5.No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día,

6.ni la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol. 7.Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura.

8.Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío.

9.Pero tú dices: “Mi amparo es el Señor”, tú has hecho del Altísimo tu asilo.

10.La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda:

11.pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.

12.En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra;

13.andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones. 14.”Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció. 15.Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores.

16.Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación”.

La Shoah nos alerta sobre nuestro futuro

José Barta; 26 de enero 2017

El próximo viernes, día 27 de enero conmemoraremos, un año más, el drama del Holocausto. En esta fecha se conmemora la liberación, en 1945, del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi y sus colaboradores, asesinaron a unos seis millones de judíos – en su mayoría ancianos, mujeres y niños-, en un intento de aniquilar sistemáticamente al pueblo judío. El número total de victimas del odio llegó a alcanzar los veinte millones de personas, muchas de ellas lo fueron, como los judíos, por el mero hecho de ser gitanos (roma y sinti), discapacitados mentales o físicos, homosexuales…

La Shoá (el Holocausto) repercute necesariamente en la forma en la que, el judío (tanto en el ámbito colectivo, como individualmente), percibe “al otro” (al no judío), algo lógico si tenemos en cuenta que, en la misma, fue asesinada una tercera parte de la población judía mundial.

Sin embargo la Shoá no puede considerarse exclusivamente un problema judío, ni fue un episodio exclusivo de la historia judía. Comparto la tesis de muchos pensadores judíos, entre los que destaco al recientemente fallecido Zygmunt Bauman, de que no podemos considerar esta aberración como una herida o una enfermedad de nuestra civilización: “El Holocausto se gestó y se puso en práctica en nuestra sociedad moderna y racional, en una fase avanzada de nuestra civilización y en un momento culminante de nuestra cultura y, por esta razón, es un problema de esa sociedad, de esa civilización y de esa cultura. De ahí que la autocuración de la memoria histórica que se está produciendo en la conciencia de la sociedad moderna (atribuyéndola en exclusiva a una ideología de partido o a un grupo de dirigentes políticos de un país concreto), no sólo constituye una negligencia ofensiva para las víctimas del genocidio sino que es el símbolo de una ceguera peligrosa y potencialmente suicida” (Modernidad y Holocausto. Bauman, Zygmunt. 1984) Leer más La Shoah nos alerta sobre nuestro futuro

El Engaño y la Iniquidad corrompen nuestra sociedad

José Barta; 23 de enero 2017

Cansado Elohim de la maldad de los seres humanos, viendo que su corrupción les llevaba a la autodestrucción, decidió acabar con todos salvo con Noé, que era el único varón justo de su generación. “Erradicaré el mal de esta generación y los seres humanos volverán a vivir en paz. Por esta razón haré que se derritan los hielos polares y las nubes se vaciaran sobre la tierra, y todo quedara anegado de agua durante cuarenta días con sus correspondientes noches, y morirán todos los hombres y animales terrestres, salvo Noé y su familia, y la humanidad podrá comenzar de nuevo.”

Elohim dio instrucciones a Noé para que construyera un arca sellada, en la que se embarcaran él, su esposa, sus hijos – Sem, Cam y Jafet – y sus nueras, junto con una pareja de cada especie animal terrestre.

Finalizada la construcción del arca, las distintas especies comenzaron a entrar en ella. El Engaño quiso penetrar en el arca. Noé, que no supo reconocerle, le dijo: “solo puedes entrar si tomas una compañera, para formar pareja”.

El Engaño encontró a la Iniquidad, y la Iniquidad le preguntó: ¿De dónde vienes?

Él le dijo: vengo de estar con Noé, a quien he ido a pedir subir al arca, y no me ha dejado; pero me ha dicho “Toma una compañera y forma una pareja”. Si quieres, se mi compañera y formemos una pareja.

La Iniquidad le preguntó:¿y qué me darás?. El Engaño respondió: Me comprometo a darte todo lo que obtenga. Y ambos entraron en el arca.

Cuando hubo partido el arca, el Engaño fue adueñándose de cosas, y la Iniquidad se quedaba con ellas. Leer más El Engaño y la Iniquidad corrompen nuestra sociedad

Liderazgo, conducción y feminismo: un desafío

El pasado 1 de junio de 2016, en el marco del IV Encuentro judéo -Cristiano, tuvimos la fortuna de contar con la intervención de la profesora Ethel Barylka.

ethel-k-barylka

Ethel es Licenciada en Literatura Hebrea y Filosofía, por la Universidad Hebrea de Jerusalén; Master en Judaísmo Contemporáneo de la misma Universidad; y  egresada de los estudios de Procuración de Justicia ante Cortes Rabínicas, en Or Tora Stone, Jerusalén.
Como profesora y conferenciante cautiva al espectador, al que siempre le parecerán demasiado breves sus intervenciones. Como intelectual es extraordinariamente sugerente y abre de continuo posibles campos de investigación.
Fue un honor contar con su presencia.
Su ponencia defiende que “la condición de la mujer puede ser considerada como uno de los mayores desafíos del judaísmo del siglo XXI, o por lo menos, el parámetro para evaluar muchos de sus aspectos.

En ella convergen de manera simbólica y práctica varios ejes fundamentales de la condición judía.

La posición de la mujer desafía al pensamiento judío en todas sus corrientes, a la educación judía, al liderazgo comunitario establecido, las instituciones, a la familia en su dinámica y concepción, a las tradiciones y costumbres y a la Halajá misma, o sea la normatividad en sí misma.”

Para aquellos que se encuentren interesados en leerla en su totalidad pueden bajarla del siguiente enlace: liderazgo-conduccion-y-feminismo

La participación de los padres en el centro educativo (IV Encuentro judeocristiano)

En el IV Encuentro judeocristiano hemos tenido el honor de contar con un Texto inédito del insigne pedagogo, ya fallecido, Tomás Alvira. Dicho texto, que no tiene desperdicio para educadores (padres y profesores), ha sido cedido generosamente, para su publicación en este blog, por la familia Alvira-Dominguez, a cuyo archivo pertenece.

Se lo agradezco y, con su consentimiento, lo pongo a disposición de todo aquel al que interese.

José Barta

“Los padres no pueden equipararse a los espectadores de un teatro que sacan su entrada y ello les da derecho a sentarse en una butaca, a juzgar el espectáculo, y a manifestar su juicio, más o menos correctamente, con aplausos o con silbidos. En un Centro educativo, los padres, los profesores y los alumnos deben estar en el escenario, actuando y sintiéndose responsables, no jueces; sabiendo que si algo marcha mal, todos son culpables, porque, o han fallado en la actuación que tenían encomendada, o no han sabido –en el caso de padres y profesores- poner los medios para corregir la actuación deficiente de alguno de los participantes, con una corrección cariñosa, correcta, como corresponde a personas cuya misión es educar, es decir, ayudar a niños y jóvenes a desarrollar, a alcanzar la plenitud de su personalidad.” (Tomás Alvira)

Para descargar texto completo en PDF:

LA PARTICIPACION DE LOS PADRES EN EL CENTRO EDUCATIVO

Tomás Alvira

Dr. Tomás Alvira Alvira (Villanueva de Gállego, Zaragoza, 17 de enero de 1906 – 7 de mayo de 1992, Madrid) fue un pedagogo y edafólogo español. En 2009 se inició su proceso de beatificación, junto con el de su mujer Paquita Domínguez

EDITH STEIN Y EL PAPEL DE LA MUJER EN LA ENSEÑANZA P. Octavio Ortiz de Montellano

Intervención del Padre Octavio Ortiz de Montellano en el IV Encuentro judeocristiano

“Me parece significativo que se invite a este encuentro a Edith Stein como figura emblemática. Edith es en sí un encuentro judeo-cristiano. Lo es por su biografía, en especial su nacimiento el día del Yom Kippur y por su muerte en el que se da un encuentro misterioso entre judaísmo y cristianismo; lo es por su antropología bíblica fundada en el libro del Génesis; lo es, finalmente, por la armonía que presenta entre la vocación natural de la mujer como esposa y madre y su inserción en toda realidad humana, en lo que ella llama las “vocaciones naturales” de la mujer.

“La formación no es la posesión de conocimientos exteriores, sino la configuración que la personalidad asume bajo la influencia de múltiples fuerzas formadoras”[1]. Estas palabras de Edith Stein nos orientan sobre el auténtico significado del desarrollo de la persona humana, o dicho de otro modo, del despliegue armónico de la personalidad.

Familia, Escuela y desarrollo de la persona, título de nuestro encuentro constituyen hoy un gran desafío y una apremiante tarea de la sociedad. En Europa, de modo especial, estamos de frente a una emergencia educativa. Lo saben muy bien, no sólo las familias, sino el Estado y las Instituciones educativas todas. Este Encuentro Judeocristiano sensible al momento cultural considera el tema –según me parece -con una doble mirada.” (Padre Ortiz de Montellano)

Enlace a la ponencia completa: Edith Stein Padre Octavio Ortiz de Montellano

DESARROLLO FAMILIAR Y COMUNICACIÓN. IV Encuentro judeocristiano

Aportación realizada por el prof. Dr. José Fernando Calderero Hernández.

Resumen

En línea con el contenido de mi ponencia “La educación personalizada como solución social y ambiental” impartida en esta misma sede el 19 de noviembre de 2015 enmarcada dentro del III Encuentro Judeocristiano, presento ahora en este ensayo la familia como el más preeminente ámbito en el que se puede, y debe, producir el desarrollo humano, centrándome en dos aspectos intrínsecamente unidos, el desarrollo de sus miembros y la comunicación.

Tras estudiar algunos aspectos de la familia, y el hogar, como ámbitos esenciales educativos y reflexionar sobre las etapas de su ciclo vital, muestro las bases de la comunicación familiar interna y externa, haciendo hincapié en los distintos tipos de comunicación y su influencia en el hecho educativo.

Contenido

Introducción.

Correlaciones entre Desarrollo familiar y Comunicación.

El hogar como ámbito de desarrollo humano.

Etapas del ciclo vital familiar.

Bases de la comunicación familiar.

La comunicación intrafamiliar.

La comunicación extrafamiliar.

Texto integro de la comunicación: Desarrollo familiar y comunicación. Texto conferencia JFCalderero 1 jun 2016

Educar en la verdad para defender la libertad. Autor José Barta IV Encuentro judeocristiano.

Universidad Pontificia Comillas, Madrid, 1 de junio 2016

Situación actual

Los avances científicos y tecnológicos de los últimos cien años han supuesto cambios muy rápidos. Se suceden de forma vertiginosa, no dando lugar a que el hombre pueda interiorizarlos y adaptarse a las nuevas exigencias que estas transformaciones van imponiendo al mundo de la cultura, mucho más lento en su evolución.

Cuanto más modernas y avanzadas sean la economía y la técnica, tanto más amplia y profunda ha de ser la educación y la formación de las personas, para que el progreso no nos ahogue, y lo pongamos al servicio de todos.
El cambio continuo de las relaciones vitales, materiales e intelectuales; de las formas de vida personal y social, en un mundo sometido a un cambio tecnológico permanente, es experimentado por el hombre del presente con un dinamismo mayor que nunca, y es fácilmente previsible que en un corto periodo de tiempo se intensificará aún más.”

El desarrollo tecnológico ha sufrido un proceso exponencial aportando al hombre capacidades impensables hace algunos años. Capacidades que permiten decisiones para cuyas consecuencias el hombre no se encuentra preparado.

Hace un año le escuche a Bernardo Kliksberg afirmar que “la tecnología no ha resuelto jamás en la historia ningún problema, como sucedió en el III Reich alemán”; y es que ya ha pasado la época en la que desarrollo tecnológico se consideraba sinónimo de crecimiento en justicia y libertad. Tras cualquier decisión humana existe una cabeza inteligente, que usa de los recursos disponibles en búsqueda de resultados concretos.

De aquí la necesidad de reconocer que el problema de la formación de nuestros conciudadanos tiene una importancia decisiva para la gestión de los actuales recursos y de sus consecuencias económicas, políticas, sociales… Solo se logrará dominar las consecuencias indeseadas del actual desarrollismo tecnológico y científico si se prepara a cada persona con una formación y educación basadas en valores éticos y orientadas a ese futuro cambiante.

La sociedad actual se encuentra bien lejos de conseguir dicha preparación, dado que como señala Fernando Savater, “mientras que la función educadora de la autoridad paternal se eclipsa, la educación televisiva conoce cada vez mayor auge ofreciendo sin esfuerzo ni discriminación pudorosa el producto ejemplarizante que antes era manufacturado por la jerárquica artesanía familiar”.

Ver texto integro conferencia Educar en la verdad para defender la libertad José Barta